miércoles, 13 de julio de 2011

paranoia

La candidez que brinda la ignorancia es el pago inmediato que el gobierno nacional ofrece a cambio de nuestra libertad y soberanía. Renunciamos a ser libres, nos dejamos llevar por el candor de la política de despensa; un pueblo soberano se cambió por un dolar. Hay quienes afirman que la militarización de su colonia los hace dormir tranquilos, que no temen a los soldados porque no vienen contra los civiles sino a protegerlos. Enormes confusiones vienen a mi cabeza, a veces quisiera no enterarme de lo que piensan los demás, me llena de paranoia no saber de que lado estoy.

2 comentarios:

fgiucich dijo...

Es cuestión de encontrar el lado bueno de todas las cosas ( si se puede). Abrazos.

ÂñDrëï dijo...

Estoy algo perdido... ¿Éste es tu blog ahora? Creo que mis feeds están malitos y por eso no te leía...